Como se da la Electricidad Generada

¿Te has dado cuenta de lo mucho que dependemos de la electricidad? Es innegable que esta época nuestra se caracteriza por la cantidad tan enorme de aparatos eléctricos y electrodomésticos. Los hemos hecho parte constituyente de nuestra cotidianidad. Así, seguramente en algún momento te habrás preguntado ¿De dónde viene esa electricidad? ¿Cómo se genera? ¿Cómo se hace esa electricidad generada?

Pues bien, acá encontrarás la respuesta a algunos de los interrogantes que te habrás formulado alguna vez. Te contaremos qué es la electricidad generada, cómo se obtiene, cómo se mide, cómo se transporta, y cómo la aprovechamos. La electricidad, más que un fenómeno natural a nivel molecular, es todo un fenómeno revolucionario que condiciona de forma determinante a la humanidad. Así, que veamos todo sobre la electricidad generada.

Tabla de contenidos

energía generada

¿Qué es la electricidad?

Mira a tu alrededor. Considera la existencia de las bombillas eléctricas que te alumbran, la nevera que mantiene fresca tu comida, el televisor o la consola con la que te entretienes. Seguramente solo viendo el dispositivo electrónico en el que estás leyendo esto te darás cuenta de una cosa: tu día a día transcurre en medio y a través de la electricidad.

Pero, ¿sabes qué es? Debes saber que la electricidad generada es una forma de energía. La corriente eléctrica es el flujo o movimiento de electrones -o cargas eléctricas negativas a nivel molecular- a través de un material conductor desde un generador que está en uno de sus extremos, formando un circuito eléctrico.

Un circuito eléctrico cerrado es lo que pasa cuando, por ejemplo, enciendes una bombilla. Al accionar el interruptor, lo que estás haciendo es cerrar el circuito eléctrico y permitir el flujo de electrones que, finalmente, llegan a la bombilla y la encienden.

La diferencia de potencial entre dos puntos, conectados mediante un material conductor, es lo que finalmente se registra, conociendo así la magnitud de la electricidad generada que está allí presente, moviéndose.

¿Cómo se obtiene la electricidad generada?

Habrás escuchado muchas veces en la escuela una frase muy cierta: «la energía no se crea ni se destruye, simplemente se transforma». Aplicada a la electricidad, resulta muy evidente su verdad. La electricidad generada, como forma de energía que es, no se puede crear de la nada, ni tampoco se puede destruir.

Pero lo que sí puede hacerse, es generar electricidad a partir de otras formas de energía. Y, asimismo, como no puede destruirse la electricidad, sí puede transformarse en otras formas de energía, que son las que finalmente aprovechamos.

De este modo, la electricidad generada puede obtenerse a partir de una cantidad de formas que la humanidad ha ido descubriendo y perfeccionando. Son muchos los medios que sean ideado en este sentido. Algunos son más eficientes que otros; unos resultan más contaminantes que otros.

Pero, ¿Cuáles son las fuentes de energía eléctrica?

Podemos clasificar las fuentes para obtener energía generada en dos grandes grupos. Las fuentes que se valen de recursos renovables, y las que se valen de recursos no renovables.

Energía generada con energías renovables

La energía generada a partir de energías primarias renovables es aquella que se aprovecha de fuerzas físicas que se encuentran en la naturaleza. Son fuerzas prácticamente ilimitadas, pues pueden aprovecharse infinitamente sin que haya mayor repercusión o sin temer que pueden acabarse en algún momento. Podríamos decir que se renuevan constantemente.

Las principales energías primarias renovables son:

Energía solar

El sol es nuestra estrella más cercana. Arde a unos 150 millones de kilómetros de la Tierra y, aun a esa distancia, le transmite energía lumínica. Este tipo de energía es aquella que encontramos en las ondas de la luz. Es posible de aprovecharse y transformarse en electricidad generada mediante el efecto fotovoltaico.

¿Cómo? A través de los paneles solares, que están compuestos de silicio, un material cuyos electrones se mueven en presencia de los fotones de luz solar. El movimiento de los electrones, que ya es energía eléctrica, se transfiere a otros aparatos que la hacen aprovechable.

Energía eólica

¿Cuándo dejará de soplar el viento? Es algo difícil de imaginar incluso. Los aerogeneradores son máquinas que captan la energía cinética de la fuerza del viento y la transforman en energía eléctrica. Aunque el viento haga girar las hélices a baja velocidad, los aerogeneradores cuentan con un multiplicador integrado que multiplica varias veces la velocidad rotativa.

Esta velocidad rotativa, que es energía cinética, es captada por el generador. Este funciona aplicando el fenómeno de inducción electromagnética, que consiste en el “arrastre” de electrones de un material conductor mediante un campo magnético. Como ya sabes, el movimiento de electrones es ya electricidad generada

Energía hidroeléctrica

Los ríos son cuerpos de agua en movimiento, que es energía cinética. Las represas contienen agua, que ya es energía potencial. La energía cinética de los ríos y la potencial de las represas del agua son aprovechadas por turbinas. Estas turbinas transfieren esta energía cinética a un generador eléctrico, que aplica el fenómeno de inducción electromagnética.

Energía generada con energías no renovables

Por otro lado, la energía eléctrica también es posible generarse a partir de la explotación de formas de energía no renovables, que también se encuentran en la naturaleza pero que son finitas. Entre ellas tenemos:

Plantas nucleares

Los elementos químicos como plutonio, uranio o torio, dada su composición química, guardan muchísima energía. Una pequeñísima porción de cualquiera de estos elementos, aprovechada eficientemente, podría dar lugar a cantidades inimaginables de energía eléctrica.

A través de la reacción de cadena controlada, se busca producir y aprovechar el calor que desprenden esos elementos. Este calor se usa para calentar agua y generar vapor, que terminará moviendo turbinas para dar lugar al fenómeno de la inducción electromagnética.

Plantas termoeléctricas

Las plantas termoeléctricas, que no funcionan con elementos químicos especiales como las plantas nucleares, sino con combustibles fósiles, también aprovechan la energía calórica de su combustión para calentar agua, generar vapor, y mover turbinas conectadas a generadores eléctricos.

Generadores eléctricos

Son una especie de plantas termoeléctricas a pequeña escala, pues también aprovechan el fenómeno de la inducción electromagnética. Sin embargo, la energía cinética que aprovechan no es la de turbinas movidas por vapor, sino de un motor diésel cuyo eje está aunado al alternador con que cuenta.
Nuestros modelos cuentan con un potente motor Perkins capaz de girar constantemente a una velocidad de 1800rpm. El alternador que capta y transforma su energía es un alternador Stanford, capaz de ofrecer hasta casi 70kW.

Como ves, son muchísimas las formas de obtener energía eléctrica. Varían unas de otras según el nivel de contaminación que emiten, y según su eficiencia. La energía generada que a diario utilizas tendrá su origen, muy seguramente, en alguna de las fuentes que anteriormente leíste.

A veces estas fuentes de energía, o las máquinas que se encargan de transformarlas en electricidad generada, fallan. El suministro normal de tu casa o lugar de trabajo puede a veces ser interrumpido. Se trata de procesos muy complejos, con muchas variables, donde no es imposible que algún elemento o procedimiento pueda fallar.

Pero, en el caso de alguna eventualidad de este tipo, puedes contar con un respaldo; incluso puedes contar con este respaldo en lugares alejados en donde no llega la red eléctrica. Los generadores eléctricos son una excelente opción para salir de ese tipo de apuros. Te invitamos a conocer nuestro catálogo.

También te puede interesar
Suscríbete a nuestra comunidad
¿Quieres aprender más?
Visita nuestro blog y suscríbete.
×