Porque el televisor consume electricidad en exceso

Nuestra época está fuertemente marcada por un acceso casi ilimitado a la información y a las comunicaciones, que es posible gracias al imparable progreso tecnológico. Para nuestro entretenimiento, por ejemplo, contamos con una enorme cantidad de pantallas, equipos de sonido, consolas de videojuegos, etc. Sin embargo, un aparato electrónico que merece especial mención es el televisor. Posiblemente alguna vez te habrás preguntado «¿el televisor consume mucha electricidad?»

Acá averiguarás si se trata de un mito o si en realidad el televisor gasta mucha electricidad. Para saberlo, vamos a darle un vistazo rápido a la fascinante historia del televisor como electrodoméstico de entretenimiento. Te explicaremos en qué radica que los aparatos electrónicos gasten más o menos electricidad.

Veremos también que el consumo de electricidad radica en el tipo de tecnología del televisor, así podrás saber si realmente el televisor consume mucha electricidad. Quédate hasta el final para saber cómo puedes ahorrar electricidad con tu televisor.

Tabla de contenidos

el televisor consume mucha electricidad

Un poco de historia sobre el televisor…

No lo creerás, pero originalmente el televisor era mecánico. Lo inventó John Logie Baird en 1925. Usaba dos discos de Nipkow. Pero no fue sino hasta 1931 cuando el televisor empezó a ser eléctrico (o electrónico, para ser más precisos.) Su inventor fue el ruso Vladimir Zvorykin.

Este primer televisor no mecánico funcionaba gracias a un iconoscopio, una especie de tubo electrónico que consistía en un mosaico de células fotoeléctricas dispuestas en tres capas.
En 1934 esta tecnología evolucionó y se consolido en el famosísimo televisor de tubos de rayos catódicos, que incluso es funcional actualmente. El cambio respecto a los otros tipos de tecnología fue sensible en cuanto a la resolución y la calidad de su imagen y la velocidad de reproducción. Esta tecnología se conoce como CRT.

La tecnología CRT fue tan eficiente y satisfactoria que se impuso durante varias décadas. Entre los años 60’s y 70’s se popularizaron los televisores a color, que utilizaban el mismo sistema de tubos, pero con tres cañones. Esta tecnología sólo pudo ser destronada por las pantallas planas que, actualmente, incorporan distintos tipos de tecnología.

Actualmente, muchas personas se preguntan si el televisor consume mucha electricidad. Podrías pensar que los televisores CRT, cuya tecnología es ahora prácticamente obsoleta, gastaría más electricidad que un televisor plasma o un LCD, pero te engañarías. Lo cierto es que los televisores han evolucionado para mejorar su calidad de imagen, pero no su eficiencia energética.

Pero, ¿Qué es eficiencia energética?

Este es un concepto que se ha ido popularizando con el paso de los años. La eficiencia energética hace referencia a la virtud de un aparato de realizar una actividad específica completa y satisfactoriamente con la menor cantidad de energía invertida en ello.

En el asunto que nos ocupa ahora mismo, diremos que un televisor es eficiente energéticamente cuando es capaz de proyectar una imagen de calidad satisfactoria valiéndose del mínimo de recursos energéticos.

Como decíamos, los televisores de tecnología CRT eran capaces de ofrecer una imagen de una calidad media comprometiendo un consumo relativamente bajo. Esto se debe a que su brillo no era particularmente alto. Por el contrario, los televisores actuales proyectan una imagen impecable, de altísima resolución, con un brillo muy alto, lo que compromete un consumo mayor.

Se dice que un televisor plasma, por ejemplo, llegan a consumir tres veces más electricidad que un CRT. Entonces, puede ser cierto que el televisor consume mucha electricidad. Pero, antes de afirmarlo como una verdad certera, veamos los tipos de televisores que hay y el nivel de consumo energético que tienen.

Pero, ¿el televisor consume mucha electricidad?

Los televisores se categorizan dependiendo del tipo de tecnología que aprovechan para proyectar una imagen. Además del tipo de tecnología, debes saber que el tamaño del televisor influye muchísimo en el consumo que finalmente registre.

Los televisores son un tipo particular de electrodoméstico. Salvo excepciones, su uso no es constante; es decir, permanecen encendidos apenas unas pocas horas, y allí, como veremos, radica uno de los trucos para disfrutarlos de forma inteligente: de acuerdo a una lógica de eficiencia energética.

Su consumo se mide en kWh/1000h. Normalmente, se estima su consumo de electricidad calculando los Watts por hora durante 1000 horas. Actualmente, los tipos de televisores más populares (y su respectivo consumo) son:

LCD

Podría decirse que sus pantallas planas LCD encantaron al mundo con su novedad. Además, respecto con los televisores de tecnología CRT, significaban una mejor calidad de imagen (más colores, mayor nitidez, definición, resolución, y, por supuesto, un mayor tamaño, sin mencionar un sonido más real). Su consumo es casi igual al de aquellos televisores voluminosos que antaño fueron tan populares.

Ya hablando de su consumo, los televisores LCD consumen menos electricidad que los de tecnología CRT. También debes saber que este tipo de televisores consume menos energía que los de tecnología Plasma.

Plasma

Los televisores Plasma llegaron pisando fuerte en el mercado. En su momento fueron muy populares. Esto, porque presentaban enormes ventajas, como una imagen más brillante, un mayor ángulo de visión, y muy atractivos visualmente como aparatos.

Sin embargo, pronto se hicieron evidentes sus desventajas, como que se calentaban después de algunas horas de uso constante, lo que, a su vez, significaba un consumo de electricidad muy grande. Es de los televisores que más energía gastan. Se dice que un televisor Plasma gasta alrededor de un 20 y un 40 % más que un LCD del mismo tamaño.

Hablando en términos generales, un televisor Plasma es la peor opción si quieres ahorrar electricidad. Y si quieres ponerlo en esos términos, puedes estar seguro de que el televisor consume mucha electricidad.

LED

La tecnología LED en los televisores supuso una revolución en el campo del entretenimiento. Son televisores que ofrecen una calidad de imagen superior en todo sentido. Por ejemplo, cuando proyectan el color negro, los leds que lo componen se apagan completamente en lugar de ofrecer ese color gris oscuro típico en televisores con otra tecnología.

Por razones como esta, y porque los leds no requieren demasiada energía para brillar y componer una imagen realmente nítida y amplia, los televisores LED son una gran alternativa cuando hablamos de consumo energético. Ahorran alrededor de un 25 y 40% respecto a televisores de otra tecnología del mismo tamaño.

Y respecto al tamaño...

Como ya sabes, el tamaño sí importa. Un televisor de 75” gasta más energía que un televisor de uno de 43”, aunque sean de la misma tecnología. ¿Por qué? Porque, entre más pulgadas, más energía requerida para encenderlas.

Ya hablando de cifras, un televisor de 43” podría gastar aproximadamente entre 65 y 88 kWh/1000h. Uno de 55” gastaría entre 79 y 102kWh/1000h. Y uno de 75”, de los más grandes que se pueden encontrar en el mercado, gastarían entre 143 y 186kWh/1000h.

¿Cómo reducir su consumo de energía?

Es cierto que el televisor consume mucha electricidad. Muy probablemente sea de los electrodomésticos que más energía consuma en el hogar. Sin embargo, como con casi todos aquellos electrodomésticos, es posible reducir el consumo de electricidad que, finalmente, termina preocupándonos.

¿Cómo? Es muy fácil, realmente. Se trata de cambiar nuestros hábitos respecto a la forma de entretenernos.

Podemos, por ejemplo, moderar nuestras horas de consumo de televisión. Es decir, programarnos sobre nuestros shows favoritos, saber en qué horario los presentarán o repetirán. Así, en lugar de caer en el famoso e incomodo zapping, pasando canales o mirando los primeros minutos de una serie para al final quitarla, sabemos qué vamos a ver.

Desconectar el televisor cuando no lo usemos es una forma de evitar el llamado “consumo fantasma” De este modo, evitamos mantener conectado el televisor gastando electricidad de forma excesiva, sin mencionamos que extendemos su vida útil.

También te puede interesar
Suscríbete a nuestra comunidad
¿Quieres aprender más?
Visita nuestro blog y suscríbete.
×